Teaser Alejandra Gaviria

La madre de Alejandra Gaviria Serna le contó cuando tenía seis años que su padre había sido desaparecido, y probablemente asesinado, por pensar diferente. “Entonces no lo entendía”, pero ahora una de sus reivindicaciones es tan obvia como urgente: “En este país tiene que existir el derecho a que cada uno piense como quiera y eso no puede ser nunca razón para ser asesinado”.

Su padre, Francisco Gaviria, líder estudiantil, habría sido periodista si no hubiera sido ejecutado como otros 4.000 militantes y simpatizantes del partido Unión Patriótica por agentes del Estado y paramilitares entre 1985 y 1994 en una campaña de genocidio político.

Alejandra, historiadora y documentalista, funda en 2005 con otros huérfanos el colectivo H.I.J.O.S. “porque era necesario que la sociedad supiera quiénes eran nuestros padres, porque si no se sabe el dolor y los proyectos de vida que ha costado este conflicto, no se va a transformar”, nos explica. En estos 8 años de existencia, H.I.J.O.S. ha demostrado el valor de la memoria frente a la manipulación mediática y la omnipresente ingeniería estructural de la guerra. “Hay gente que cree que las víctimas queremos venganza, pero precisamente porque sabemos el coste del conflicto, sabemos la necesidad que hay de que pare. Yo he aprendido a valorar la vida”. Intervenciones artísticas, redes sociales, vídeos, documentales, concentraciones… Una creatividad que ha cambiado la caricaturizada e interesada imagen que se difundía de las víctimas, o apocadas o sospechosas de vínculos con las guerrilleras.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *